domingo, 16 de noviembre de 2014

Llevando a cabo las ideas de los peques

En nuestro proyecto de los monstruos, una de las actividades de texto que hicimos, fue crear una pócima (en ficha) para vencer el miedo a los mismos. Pero claro, la actividad no iba a quedarse en el simple folio jeje, no para mis cabecitas pensantes, ya que uno de mis peques me propuso hacer la pócima "de verdad", y a mi, que se me lía enseguida pues me pareció buena idea.
Como faltaba una semana para Halloween y el mago Tomy y su arsenal de brujas iban pasearse por las clases, les dije a los peques que haríamos la pócima esa misma mañana para no tener miedo cuando este equipo terrorífico nos visitase.

Antes de hacerla, los peques tuvieron clase de inglés, y el mago Tomy les recibió también con un caldero mágico y una fichita para ir echando cosas en él.









Sobre las diez y media nos fuimos al comedor para hacer la pócima. Estaban ilusionados tanto por hacerla como por conocer el comedor jeje, qué niños.

¿Queréis saber los ingredientes de nuestra pócima?. Pues le pusimos:

- Ojos de monstruo (cerezas en almíbar)
- Pelo de bruja (plátano rallado)
- Ojos de sapo (uvas)
- Babas de rana (gelatina)

Ah, y el ingrediente secreto (os lo cuento pero shhhhh, un día es un día), caquitas de monstruo (bolitas de chocolate).

Aunque tenía un aspecto horroroso, estaba riquísimo, los peques se pusieron las botas, menos un par de ellos que no se atrevieron a probarla.







Bueno, pues la pócima ya está tomada y ahora a esperar a que vengan las brujas.




Los espantamos con nuestro grito "GO AWAY", ninguno de los peques lloró ni se asustó, jeje, siiiii, la pócima ha hecho efecto.

Bueno familias, este fue el final del proyecto de los monstruos. Este día también se llevaron las coronas y ojos de monstruos, y vimos la peli Monstruos S.A. Ahora ya estamos con el proyecto de los piratas pero me quedan por enseñaros algunas actividades más de los monstruos, que también podéis venir a verlas los lunes por la tarde a nuestro pasillo.

 Un beso.

jueves, 6 de noviembre de 2014

El monstruo de colores

Hola familias, hoy quiero enseñaros un libro muy llamativo para trabajar las emociones con los peques.

En estas edades, una de las tareas más importante con respecto a las emociones, es saber reconocerlas y poder decir cuándo están tristes, contentos, enfadados...

Este monstruo se hace un lio con las emociones, pero su amiguita le ayuda a clasificarlas por colores. En este vídeo podéis ver de que trata.


Pues bien, les conté a los peques el cuento y clasificamos las emociones en tarritos de cristal. Así tenemos el bote rojo que es el enfado, el amarillo la alegría, el azul la tristeza, el negro el miedo y el verde la calma.
Aquí los tenéis metiendo la lana de cada color en su tarro correspondiente.




Y como estábamos trabajando los monstruos pues la emoción que nos vino genial para comenzar a tratar y expresar, fue el miedo. Cuando tiene miedo, el monstruo de colores se pone negro. Estuvimos hablando de las cosas que nos dan miedo, de que hacemos cuando sentimos miedo, cómo se pone nuestro cuerpo y de qué soluciones podemos buscar para sentirnos mejor.

Después, cada uno dibujo lo que más miedo le daba. Aquí tenéis algunos dibujos.

A Nerea le dan mucho miedo las manos de monstruo
 A Alejandro los petardos

A Miguel las brujas

A Luca los monstruos

Y a los demás pues hubo de todo; más brujas, fantasmas, serpientes...

Este cuento nos va a dar mucho juego y nos va a permitir ir identificando nuestras emociones e ir expresándolas. Cada vez que trabajemos una en particular, el monstruo de colores aparecerá en clase de ese color.

Un besito.

domingo, 2 de noviembre de 2014

El monstruo come letras

Aprovechando que la mami de Miguel nos ha traído una caja muy chuli transformada en monstruo, la estamos utilizando para una actividad de relación entre mayúsculas y minúsculas.
Este año, estamos empezando a conocer las minúsculas, de hecho el monstruo Triki ya nos ha traído la i que la lleva en su nombre y es la letra más graciosa, ya que para decirla ponemos una gran sonrisa.


Pues bien, en el juego del monstruo como letras, la seño muestra una letra mayúscula y cada peque tiene que buscar su minúscula en los tapones y darle de comer al monstruo come letras. Todavía les cuesta, ahora mismo las que reconocen son las vocales que las trabajamos cada día en las rutinas, pero para las demás necesitan ayuda.







Cuando los peques encuentran el tapón con la letra minúscula, se lo dan al monstruo come letras, ñam ñam, cómo le gustan las minúsculas.

También os quería enseñar esta papelera tan chula que nos ha traído Sonia, ¡nos encanta!, es simpaticamente monstruosa, jeje.